RN Torsión Testicular Bilateral
RN Torsión Testicular

RN Torsión Testicular

DEFINICION:

La torsión testicular es un padecimiento en donde éste da un giro de 360 grados o más sobre los elementos del cordón espermático (vasos

RN Torsión Testicular Bilateral

testiculares y deferente), en uno u otro sentido, ésta torsión compromete el riego sanguíneo al testículo y si no se corrige en las primeras 4 a 6 horas de dolor,  evoluciona a necrosis irreversible del órgano. La torsión testicular es parte de un grupo de tres enfermedades testiculares que se agrupan en un síndrome conocido como “escroto agudo” las cuales ocasionan dolor testicular repentino, inflamación, y cambios en la coloración de la piel escrotal, y que deben diferenciarse por separado éstas son:  Torsión testicular, torsión de la Hidátide de Morgagni, y Orquiepididimitis (infección).

Torsión Testicular: Es más frecuente en recién nacidos y adolescentes. Aunque se puede dar a cualquier edad. Suele afectar a ambos testículos por igual.  Se considera una urgencia quirúrgica.

Torsión de los apéndices testiculares: Hidátide de Morgagni (90%), apéndice epididimario (7%), el órgano de giraldés o paradídimo y el conducto aberrante del epidídimo.

Orquiepidimitis: Es una enfermedad poco frecuente tanto en niños como adolescentes, la causa más frecuente es la orquitis secundaria a parotiditis.

ETIOLOGÍA:

Existen factores predisponentes como un gobernaculum testis muy largo o inexistente, mesórquio redundante o ausente, anomalías de la unión testículoepididimaria o un cordón espermático demasiado largo. La anomalía más frecuente “testículo en badajo de campana”, la túnica vaginal rodea por completo el testículo y el epidídimo impidiendo la unión del epidídimo a la pared escrotal.

El testículo se tuerce después de un esfuerzo físico intenso,  un traumatismo testicular o incluso durante el sueño, se favorece la torsión en testículos  no descendidos.

Formas anatomoclínicas:  Torsión extravaginal (o del cordón  espermático): representa el 5 al 12% de las torsiones y se presenta en el recién nacido. La torsión testicular perinatal (TTP) es de tipo extravaginal y se produce en la porción más distal del cordón espermático. La TTP ocurre en el periodo prenatal y el postnatal hasta un mes después del nacimiento. Existe una falta de fijación del testículo a las paredes escrotales. Clínicamente se manifiesta como una masa firme, dura e indolora que no transilumina con edema y enrojecimiento escrotal o coloración azulada de uno o ambos hemiescrotos. El Eco-Doppler mostró ausencia de flujo sanguíneo en ambos testiculos en el caso de las fotos. Se debe hacer un diagnóstico diferencial con la hernia inguinal estrangulada, e hidrocele a tensión. El testículo suele estar necrótico y el tratamiento es la orquiectomía. Cuando se deja a libre evolución se reabsorbe y se convierte en lo que se conoce como”testículo evanescente”.

Torsión intravaginal (o del testículo propiamente dicho): Es la forma común de presentación en la adolescencia y se caracteriza por la torsión del testículo dentro de la túnica vaginal. Este hecho da lugar a una obstrucción del retorno venoso del testículo, lo que ocasiona una congestión y edema del mismo. También hay obstrucción de la circulación arterial lo que ocasiona un infarto del testículo con la pérdida irreversible del órgano.

CUADRO CLINICO:

El dolor constituye el síntoma principal, de presentación brusca, de gran intensidad y localizado al hemiescroto afectado, puede irradiarse a la región inguinal o hipogástrio, simulando cuadros de apendicitis, cólico renoureteral, o gastroenteritis, suele acompañarse de náuseas y  vómitos. A veces hay fiebre secundaria a la necrosis del testículo. Más frecuente de aparición nocturna.

En el caso de un apéndice testicular torcido se aprecia una pequeña masa entre el testículo y la cabeza del epidídimo. El signo del punto azúl es patognomónico. Su manejo es a base de analgésicos.

En el caso de Orquiepidimitis: en los niños y adolescentes es una entidad rara. El exámen general de orina evidencia la enfermedad y su tratamiento es con antibióticos si es bacteriana, si es viral solo con analgésicos.

EXPLORACION FISICA:

A la inspección el testículo se encuentra ascendido y horizontalizado (signo de Gouverneur), puede palparse el epidídimo en posición anterior; la elevación del testículo aumenta el dolor (signo de Prehn) al contrario de la orquiepididimitis en la que alivia el dolor. El reflejo cremasteriano esta abolido, éste consiste en la estimulación de la cara interna del muslo, provocando de forma refleja, la contracción del músculo cremasteriano y el ascenso del testículo.

ESTUDIOS:

  1. El exámen de orina suele ser normal al contrario de la orquitis que puede haber piuria. La leucocitosis a menudo también está presente.
  2. Ultrasonido doppler a color testicular: La ausencia de flujo arterial es típico de torsión, mientras que la hipervascularidad es típica de lesiones inflamatorias. Muy util.
  3. Gamagrafía  testicular: en casos de torsión hay captación ausente y aumentada en la epididimitis

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL: Tumor testicular, hernia estrangulada, apendicitis herniaria, hidrocele a tensión, orquitis, epididimitis,  torsión de apéndice testicular y varicocele.

TRATAMIENTO:

El tratamiento quirurgico de la torsión testicular es urgente, para preservar el órgano, si se interviene antes de las 6 horas las posibilidades de recuperación del testículo estan de un 85 a un 97%, si interviene entre las 6 y 12 horas las posibilidades bajan a un 70%, a un 20% más allá de las 12 horas y a un 10% más allá de 24 horas. Se aborda por vía inguinal o escrotal. Si la destorsión tiene éxito se debe  fijar el testículo al escroto, en caso de encontrar el órgano necrótico se hace orquiectomía, con colocación de prótesis de silicona; también se debe fijar el testículo contralateral. La tasa de orquiectomía en méxico es muy elevada, pues llega casi al 95%; solo pocos casos son diagnosticados a tiempo para salvar el testículo.

En los niños prepuberales habrá que controlar anualmente la posible aparición de atrofia testicular que puede aparecer hasta en un 60% de testículos recuperados, hasta 2 o 3 años después de la torsión.
Hasta un 80% pueden experimentar una disminución de la espermatogénesis, relacionando este porcentaje con el tiempo que ha durado la isquemia testicular. La realidad en nuestro medio es que la gran mayoría de los pacientes que sufren de torsión testicular terminan en orquiectomía debido a la necrosis del testículo favorecido a su vez por un diagnóstico y manejo quirúrgico tardío .

Bibliografía:

1.- Baeza Herrera C, González Mateos T, Velasco soria Luis, Godoy Esquivel AE. Torsión Testicular Aguda y Orquiectomía. Acta Pediatr Mex 2009; 30(5):242-246.

2.- Cuervo JL, Alvarez GP, Sancovici M y cols. Torsión Testicular Bilateral y Sincrónica en un Recién Nacido. Caso clínico. Arch Argent Pediatr 2007; v105,n3. Buenos Aires May/Jun 2007.