Orquidopexia Izquierda

Orquidopexia Izquierda Orquidopexia Izquierda

La criptorquidia (significa testículo oculto) se refiere a los testículos no descendidos en los niños. No hace mucho los niños se hacían adolescentes y luego adultos con éste tipo de problema. La criptorquidia se presenta en el 3 a 4 % de los recién nacidos a término y en prematuros se presenta hasta el 20 o 30%. Para el primer año de edad, la frecuencia de criptorquidia es del 0.8% al 2%.  Hoy en día es responsabilidad de todos los médicos  que revisan recién nacidos y que atienden niños el de revisar el cuerpo completo del bebé incluyendo los genitales y palpar los dos testículos en sus bolsas escrotales y si no se palpa uno de los dos o ambos no se palpan, significa que no descendieron a su sitio correcto, porque los bebes deben de nacer con los dos testículos ubicados en el escroto a excepción de los prematuros que pueden tener criptorquidia y que unas semanas más tarde les descienden dependiendo de la edad gestacional. Aunque en la práctica médica he visto que a recién nacidos a término como prematuros pueden terminar de  descenderles los testículos en los primeros 3 meses de edad.   En general si se detecta al niño con un testículo ausente debe enviarse al cirujano pediatra para que sea evaluado a partir de los 6 meses o antes del año de edad. La edad para operarse es al año de edad o dos años. No debe de pasar por alto este problema porque si se deja más tiempo los testículos se atrofian y sufren alteraciones histológicas que llevan a la infertilidad y a largo plazo al cancer testicular. Es más frecuente la criptorquidia en el lado derecho hasta en un 50%, después el lado izquierdo en 25% y en forma bilateral en un 25%. Es común que se ignore el problema de criptorquidia en los niños. Lo mejor es descender el testículo y fijarlo al escroto para que no se tuerza o se suba a la edad de un año, máximo a los dos años. Descender un testículo atrofiado no es conveniente hacerlo porque tiende a atrofiarse más y desaparece del escroto y aumenta el riesgo de  cancer testicular entre los 15 y 45 años de edad. Un testículo no descendido puede sufrir torsión y sufrir isquemia y atrofiarse por la falta de irrigación sanguínea. El escroto además de contener al testículo sirve para regular su temperatura  y si éste permanece fuera de él comienza a atrofiarse por el aumento de la temperatura inguinal en forma contínua. Los datos que orientan para diagnosticar una criptorquidia uni o bilateral es que a la inspección el escroto o bolsa escrotal de un lado o de los dos lados se ve pequeña, poco desarrollada, pocas arrugas del escroto y al tocar los testículos, uno o los dos testículos están ausentes, pero pueden palparse en algún punto del trayecto del conducto inguinal, en ocasiones se pueden palpar pero se regresan hacia arriba, esos testículos se llaman testículos retráctiles y se consideran una variante normal y no requieren nada.  El tratamiento de la criptorquidia puede hacerse por vía inguinal sobre todo si es palpable sobre el trayecto inguinal de lo contrario se busca mediante ultrasonido y si se encuentra intrabdominal entonces se desciende por laparoscopía. En general se trata de una operación ambulatoria, es decir que se puede ir a casa en el mismo día.  Lo importante es que cuando bañe al lactante siempre revise a su hijo para descartar el problema de criptorquidia, y al cirujano pediatra le corresponde decir si son retráctiles o ectópicos o criptorquídicos o no existen. Es mejor pedir una opinión médica que quedarse callado y dejar al niño que crezca con su problema porque a futuro puede presentar atrofia testicular,  infertilidad uni o bilateral, torsión testicular o  cancer testicular tipo seminoma.

VIDEOTECA:

BIBLIOGRAFIA:

  • Baquedano, P.: Patología de los genitales externos masculinos. En: “Pediatría“, Meneghello. 5ª Ed. 1721-1726. 1997
  • Ossandón F.: Patología de la región inguinoescrotal. En: “Pediatría“, Meneghello. 5ª Ed 2545-2548. 1997.