La membrana antral o antro pilórica o membrana prepilórica y páncreas ectópico son anomalías congénitas raras, que pueden presentarse en forma aislada o asociadas con otras alteraciones. Hacer un diagnóstico de certeza es difícil ya que se pueden confundir con otras entidades clínicas, interpretándose en ocasiones como reflujo gastroesofágico, ya que poco se sospecha,  lo que retrasa su diagnóstico. La estenosis hipertrófica del píloro es probablemente la principal causa de vómitos de naturaleza orgánica en el lactante, sin embargo, la membrana Antro pilórica es una patología que se debe tener presente con la finalidad de que sean diagnosticados lo  más rápido posible.

La membrana Antro pilórica consiste en una tela ó membrana submucosa cubierta por mucosa gástrica. La obstrucción puede ser completa o parcial si ésta membrana está perforada. La mayoría de los autores esta de acuerdo en que se trata de un fallo en la recanalización del tracto gastrointestinal embrionario.  El diafragma pilórico y la consecuente estenosis y/o atresia pilórica son variantes de la misma lesión y tienen el mismo origen embriológico. La atresia pilórica se clasifica en 3 variantes: Tipo A membrana pilórica, Tipo B el canal del píloro es un canal fibroso, Tipo C existe una brecha entre el estómago y el duodeno. Esta patología se ha descrito en todas las edades incluyendo en recién nacidos y adultos. Su incidencia 1 caso por cada 100,000 nacimientos. El diafragma se localiza a 1-2.5cm del píloro con un diámetro de abertura de 1 a 6mm. Histológicamente esta formada de mucosa y submucosa no presenta ni muscular ni serosa.

Se asocia con herencia autosómica recesiva y afecta a ambos sexos por igual. Su incidencia es menor al 1% de todas las atresias del tracto digestivo posible.

CUADRO CLINICO:

Una obstrucción completa produce una clínica similar a la atresia pilórica: vómitos persistentes NO biliosos, que aparecen poco tiempo después del nacimiento. El niño llora por hambre, se alimenta y casi enseguida vomita toda la leche, se nota hambriento pero no logra saciar su apetito, se desnutre y se deshidrata muy facilmente.

La clínica de la obstrucción incompleta depende del tamaño de la perforación de la membrana, pero generalmente se presenta como vómitos recurrentes y falta de crecimiento y bajo peso en los primeros meses de vida, en ocasiones los pacientes son diagnosticados hasta los 2 años de edad, debido a que no se piensa en ésta patología.

DIAGNOSTICO: 

1.- Simple de abdómen. Imagen de burbuja única, que corresponde a  la dilatación gástrica cuando la membrana es completa (gastromegalia).

2.- Serie esófago gastroduodenal con bario. Puede mostrar una obstrucción completa al nivel del antro si la membrana es completa  y si se trata de una membrana  parcial puede mostar alguna banda radiolúcida concéntrica que produce algún grado de reducción de la luz antral (paso disminido del material de contraste hacia duodeno).

3.- Ecografía abdominal: No distingue una membrana antral, pero es útil para detectar tumores o quistes o un pancreas ectópico a ese nivel.

4.- Endoscopía: Diagnóstica: Puede mostrar una membrana incompleta con perforación central  y es terapéutica al resecar la membrana por ésta vía.

TRATAMIENTO QUIRURGICO: Piloroplastía tipo Heineke-Mickulicz con  extirpación de la membrana mucosa y cierre transversal.

CONCLUSIONES

La causa más frecuente de vómitos de naturaleza quirúrgica es la atresia pilórica o membrana antropilórica completa. Una característica importante es que el vómito es no bilioso y se manifiesta desde el primer día  de vida. Su diagnóstico es relativamente fácil y su resolución es quirúrgica. En el caso de la membrana Antro pilórica perforada o no obstructiva la sintomatología se hace más evidente cuando el niño ingiere mayor volumen de alimentos y su consistencia es sólida. Eso explica que el diagnóstico sea tardío en algunos casos. Las imágenes ecográficas pueden ser no concluyentes, el transito esófago-gastro-duodenal con bario permite un diagnostico preciso de membrana antral en el 90% de los casos, debido a que se trata de una obstrucción al vaciamiento gástrico. La endoscopía permite ver mejor la membrana en forma directa y puede resecarse dicha membrana por ésta vía y si no se puede se opta por la cirugía.

BIBLIOGRAFÍA.

1.- M.A.Fernández Gil, M.Palomo Jiménez, T. Berrocal Frutos, y cols. Páncreas ectópico asociado a Membrana Antropilórica. An Esp Pediátr 1999;50:402-404.

2.- Asociación Interamericana de Gastroenterología. Revista digital de la AIGE no. 3, septiembre 2010.

3.- Zúñiga GR y cols. Reporte de Casos: Gemelos con atresia pilórica Tipo A. XLIV Congreso Nacional de Cirugía Pediátrica, memorias pag. 28, Colegio Mexicano de Cirugía Pediátrica.