DEFINICION: Se le llama invaginación a la introducción de una porción del intestino dentro de si mismo, lo que ocasiona obstrucción intestinal manifestada por cólico intenso intermitente, sudoración y relajación con periodos de sueño, con evacuaciones mucosanguinolentas.

FRECUENCIA: Ocurre en lactantes de entre 4 y 10 meses de edad (el 80% ocurre antes de los 24 meses), afecta entre 1 y 4 de 1,000 lactantes y es de  4 a 1 veces más frecuentes en lactantes masculinos.

PATOGENIA:

Al introducirse el intestino dentro de si mismo, empujado por la peristalsis, también es empujado el mesenterio con las arterias y venas que irrigan el intestino, conforme va avanzando hacia dentro se va inflamando la pared intestinal y si no se trata se puede producir gangrena intestinal. Se clasifican en ileocólicas que son las más frecuentes (90%), con menor frecuencia siguen las ileoileales y las colocólicas. Después de la reducción hay un engrosamiento marcado de la pared intestinal del ileon distal, acompañado de hipertrófia linfoide y se ha sugerido que los rotavirus y los adenovirus son los responsables de ésta hipertrófia.

CUADRO CLINICO:

El paciente típico con una invaginación es un lactante sano, robusto, que subitamente puede empezar a llorar fuerte y eleva las piernas al abdómen. Después de varios minutos termina el ataque y el lactante parece normal, para repetirse cada 10 a 15 minutos y son dramáticos. Al principio las heces pueden ser normales, posteriormente son mucoides con manchas de sangre en forma de “gelatina de grosella” en forma repetida. El vómito al principio puede ser alimenticio y después se hace biliar. Algunos niños se vuelven letárgicos entre los periodos de ataques de cólicos y pueden parecer somnolientos.

EXAMEN FISICO:

Al principio los signos vitales del niño son normales, durante los episodios de dolor se pueden escuchar ruidos hiperperistálticos, se puede palpar una masa abdominal en forma de “salchicha”, fosa iliaca derecha vacia y el exámen del ano puede revelar el prolapso de la cabeza de la invaginación. Si el proceso obstructivo se prolonga aparecen signos de deshidratación y bacteriemia ocasionando taquicardia y fiebre, y solo ocasionalmente ocurre choque hipovolémico.

ESTUDIOS DIAGNOSTICOS:

  • Radiografía simple de abdómen: puede mostrar signos de obstrucción intestinal como asas intestinales dilatadas y niveles hidroaéreos.
  • Ultrasonido: muestra una imágen en diana de tiro al blanco en un corte transversal o una imágen  en seudoriñon en los cortes longitudinales ( imágenes hiperecoicas e hipoecoicas sobrepuestas)
  • Enema con bario: imágen en resorte enrollado o signos de copa, o de obstrucción al paso del bario.

TRATAMIENTO MEDICO:

Una vez hecho el diagnóstico de invaginación se indica una sonda nasogástrica, se inicia con liquidos intravenosos, antibióticos si tiene más de 24 horas, se solicitar estudios de laboratorio incluyendo electrolitos séricos y se pasa al tratamiento. Si tiene menos de 24 horas se intenta la reducción con Bario o con Aire y se observa el llenado intestinal bajo Fluoroscopía.

TRATAMIENTO QUIRURGICO:

Se aborda mediante una incisión tradicional o se puede reducir mediante Laparoscopía. Una vez lograda la peristalsis intestinal se incia dieta liquida y se egresa en 24 horas.

VIDEOTECA: