Malformación congénita del recién nacido caracterizada por la falta de permeabilidad de la primera porción del intestino (duodeno) lo que impide el paso del estómago al resto del intestino delgado.

Se desconoce el orígen de la atresia. Una falla en la recanalización de la lúz del duodeno la cual ocurre alrededor de la 8a. semana.

Anomalias asociadas: Síndrome de Down hasta un 30%, prematuréz, atresia de esófago, páncreas anular, anomalias gastrointestinales (malrotación intestinal, divertículo de meckel, malformaciones cardiovasculares.

DIAGNOSTICO:

Polihidramnios durante la gestación y la ecografía prenatal muestra presencia del signo de “doble burbuja”.  Al nacer aparecen signos de obstrucción alta, el recién nacido vomita liquido verde-amarillo (biliar) desde el primer día de vida, el vómito es contínuo a pesar de no haber ingerido alimento por varias horas, puede o no haber inflamación en la parte superior del abdómen, ausencia de evacuaciones después de las primeras deposiciones de meconio. Signos de deshidratación como ausencia de orina despues de las primeras micciones.

Se toma una Radiográfía abdominal y se observa la imágen de “doble burbuja” donde se aprecia el estómago dilatado y la primera porción del duodeno dilatado con ausencia de aire distal en intestino.

Duodenal atresia

TRATAMIENTO:

Se debe corregir la deshidratación mediante liquidos endovenosos, colocar una sonda orogástrica para descomprimir abdómen, solicitar exámenes preoperatorios y se investigan otras anomalías congénitas y se planea su intervención quirúrgica.

La técnica quirúrgica se llama duodenoduodeno anastomosis “en diamante” para evitar que se estenose en los casos de atresia y estenosis duodenales; duodenotomía y escisión en diafragmas duodenales.

PRONOSTICO:

La recuperación es buena después de la operación.

VIDEOTECA

BIBLIOGRAFÍA:

1.- Lawrence MJ, Ford WD, Furness ME et al. Congenital duodenal obstruction: early antenatal ultrasound diagnosis. Pediatr Surg Int 2000:16(5-6):342-5