CONCEPTO:

La rinitis alérgica se define como la inflamación de la mucosa nasal mediada por Inmunoglobulina E (IgE) ante la exposición a un alergéno, caracterizado clínicamente por congestión nasal, rinorrea, estornudos, prurito nasal, ótico, paladar o garganta durante al menos 1 hora al día, acompañado de dolor de cabeza, deterioro del olfato y síntomas conjuntivales.

PREVALENCIA: El Asma y La rinitis Alérgica se han convertido en las enfermedades alérgicas más prevalentes en la población infantil del mundo. La rinitis alérgica afecta al 10-20% de la población general.

ETIOLOGIA:

Los factores de riesgo más comúnmente asociados con estas enfermedades son: exposición a ácaros, animales domésticos, polen, contaminación ambiental, época del año, estilo de vida, factores dietéticos, exposición pasiva al humo de tabaco e infecciones recurrentes.

FISIOPATOLOGÍA:

El asma y la rinitis alérgica se presentan como una inflamación permanente de las mucosas, causada por el contacto con un alergeno, el cual en personas sensibilizadas induce la producción de inmunoglobulina IgE y liberación de sustancias inflamatorias como la histamina por basófilos y mastocitos.

CLASIFICACION:

La Rinitis alérgica se divide en estacional, cuando los síntomas ocurren en ciertas épocas del año; perenne, con síntomas a lo largo de todo el año y ocupacional, cuando se desencadena por condiciones de su trabajo. Un consenso de expertos en colaboración de la ONU ha sugerido una nueva clasificación, según la duración de los síntomas,  intermitente y persistente y según la gravedad de los mismos en leve, moderada y grave.

SINTOMATOLOGÍA:

La severidad de los síntomas es variable y depende de la edad, del grado de sensibilización del individuo, tiempo de exposición y de la cantidad del alergeno. La rinitis alérgica puede presentarse como congestión nasal, rinorrea, prurito nasal y estornudos frecuentes, comezón nasal, paladar  o de garganta, goteo retronasal crónico, carraspera(aclaramiento continuo de la garganta), cefaléa frontal, respiración oral y en el caso de asma puede causar disnea, tos, sibilancias, opresión torácica por obstrucción de las vías respiratorias.

Para establecer el diagnóstico de asma y rinitis alérgica, se indagan los siguientes aspectos: la presencia de 3 ó más episodios de retracciones o sibilancias torácicas en los últimos 12 meses y/o la presencia crónica de estornudos, obstrucción nasal y rinorrea en ausencia de resfriado o gripe. Si la respuesta es afirmativa, se les pregunta si este problema se acompaña de prurito nasal o lagrimeo. Se incluye también una historia clínica completa y se pregunta sobre la condición de fumador pasivo.

LABORATORIO Y GABINETE:

1.- Hemograma con recuento de eosinófilos y determinación de IgE en plasma por el método de radioinmunoensayo. Se considera eosinofilia cuando el recuento absoluto de eosinófilos es mayor de 500 eos/mm3. En un estudio los resultados de IgE se consideraron positivos según la edad y el punto de corte de la prueba ±3 DE, así: para niños entre 1 y 2 años mayor de 19 UI/ml, de 2 a 3 años mayor de 32 UI/ml y mayores de 3 años mayor de 100 UI/ml. Se presentó eosinofilia (recuento >400) sólo en 39.7% y únicamente 18% de estos niños presentaban niveles altos de IgG.

2.- El Prick test detecta IgE específica contra el alergéno responsable, es seguro y barato y ofrece una sensibilidad y especificidad muy altas.

3.- La determinación de IgE específica mediante RAST(prueba de radioalergoabsorbencia) tiene una especificidad similar, pero una sensibilidad del 50 al 90%, esto la hace de segunda opción.

4.- La citología nasal informa de la presencia de eosinofilia en la mucosa nasal; no es especifica dado que se encuentra tanto en rinitis alérgica como en no alérgica. Sin embargo la eosinofilia es predictora de buena respuesta al tratamiento con corticoides intranasales.

5.- La indicación de Radiografía de tórax o TAC de senos paranasales se basará en los hallazgos del interrogatorio y exámen físico (sospecha de tumores, pólipos, cuerpos extraños).

6.- Endoscopía Nasal: mediante nasoendoscópios flexibles, ayuda a evaluar la anatomía interna de la cavidad nasal, el procedimiento se realiza después de aplicar un descongestionante tópico y un anestésico local, de utilidad para evaluar la falta de respuesta al tratamiento de la obstrucción nasal.

TRATAMIENTO:

Los tres pilares del tratamiento son medidas de evitación del alergéno, tratamiento farmacológico e inmunoterápia específica.

1.- Antihistaminicos, los de segunda generación (cetirizina, levocetirizina, ebastina, loratadina, desloratadina, mizolastina, azelastina).

2.- Corticoides intranasales (beclometasona, budesonida, flunisolida, fluticasona, mometasona y la triamcinolona), Son los más efectivos, funcionan mejor cuando se usan de forma contínua pero se pueden usar por periodos cortos.

3.-Descongestionantes nasales (nafazolina, oximetazolina), puede ser útil para controlar la rinorrea y la obstrucción nasal, su uso por tres o cuatro dias.

4.- Los estabilizadores de los mastocitos(cromoglicato disódico y nedocromilo sódico), su eficacia es menor que la de los CE nasales, consiguen un  buen control de los síntomas conjuntivales.

5.- Los inhibidores de cisteinil-leucotrienos (montelukast, zafirlukast) Singulair ayuda a controlar el asma y los síntomas de las alergias estacionales, en la RA parecen disminuir la obstrucción nasal.

6.- La inmunoterápia consiste en la administración de una serie de inyecciones subcutáneas de extractos alergénicos para disminuir la gravedad de los síntomas en futuras exposiciones al antígeno.

Para la rinitis leve un lavado de naríz con solución salina ayuda a  eliminar el moco de la naríz también puede mezclar una taza de agua tibia con media cucharadita de sal y una pizca de carnonato y realizar lavados nasales.

BIBLIOGRAFIA:

1.- Esquema del manejo de la alérgia en atención primaria, Sociedad Española de Medicina Rural y generalista 2006. Scheramex Skey pharma. SCM, S.L.

2.- Colegio Mexicano de Alergia, Asma e Inmunología Pediátrica (CoMAAIpe).

3.- Wallace DV, Dykewicz MS, Bernstein DI, Blessing-Moore J, Cox L, Khan DA, et al. The diagnosis and management of rhinitis: an updated practice parameter. J Allergy Clin Immunol. 2008 Aug:122(2).