El nacimiento de un hijo es un evento que impacta fuertemente a los padres y más aún si éstos son primerizos y han seguido de cerca el periodo del embarazo  durante 9 meses. El momento del nacimiento se vuelve un júbilo, es motivo grande de  alegría en la familia tanto del padre como de la madre, los abuelos participan y se alegran de ser abuelos sobre todo si lo son por primera vez.   Todo recién nacido pasa por un periodo de transición y adaptación, pasa de la vida intrauterina a la vida normal e independiente expuesto al medio ambiente. El recién nacido tiene que respirar por primera vez y adaptarse a la temperatura ambiental, alimentarse por succión y convivir con sus padres ansiosos y sorprendidos.

El cuidado de todo recién nacido comprende al menos una evaluación especial en cuatro momentos en el curso de los primeros días de vida:

  • La atención inmediata al nacer,
  • Durante el período de transición (primeras horas de vida)
  • Al cumplir alrededor de 6 a 24 horas
  • Previo a ser dado de alta con su madre del hospital

La primera evaluación y examen del recién nacido incluye los siguientes aspectos:

  • Evaluación de la respiración, frecuencia cardíaca y color. Si estos están alterados se sigue la pauta de reanimación del RN acostumbrada por el pediatra.
  • Test de Apgar. Al minuto y 5 minutos. Este test mantiene su plena vigencia como expresión de la buena adaptación vital del recién nacido a la etapa extrauterina( Consiste en  la valoración de cinco signos clínicos: frecuencia  cardiaca, esfuerzo respiratorio, tono muscular, irritabilidad  refleja y color. Cada signo puede sumar 0 a 2 puntos. Es una puntuación normal de 7 a 10 puntos, una puntuación menor indica necesidad de oxígeno y maniobras de reanimación.)
  • Descartar malformaciones mayores. Algunas son emergencias vitales que pueden presentarse inmediatamente o en el curso de las primeras horas y días de vida: atresia de coanas, hernia diafragmática, atresia esofágica, hipoplasia pulmonar, malformaciones renales, disrafias espinales,
    genitales ambiguos, e imperforación anal. La signología clínica y el examen físico orientado junto a ciertos procedimientos(p. ej. paso de sonda nasogástrica) permiten descartar las principales malformaciones que conllevan un
    riesgo vital mayor, si no son oportunamente detectadas
  • Antropometría y primera evaluación de edad gestacional– La edad gestacional, el peso y la adecuación de este a la EG permitirán la clasificación del RN. Para los padres es muy importante que tengan una información rápida del sexo, peso, talla, ausencia de malformaciones y si este tiene un primer examen normal.

Según el resultado de esta primera evaluación se indicará el destino del Recién Nacido. Alojamiento conjunto con la madre u hospitalización a cuidados intensivos o intermedios.

Los aspectos más importantes son:

1.- Recepción del RN en la sala de parto

2.- Aspiración de secreciones

3.- Ligadura y sección del cordón

4.- Secado del niño y cuidado de la termorregulación

5.- Identificación del RN

6.- Antropometría

7.- Paso de sonda nasogástrica

8.- Administración de vitamina K

9.- Profilaxis ocular

10.- Muestra de cordón para grupo sanguíneo, Rh y Coombs directo en caso necesario.

2. Cuidado de transición.

 En el Periodo de Transición en las primeras horas de vida del recién nacido requieren de una supervisión especial de su temperatura, signos vitales y condición clínica general. Este debe realizarse junto a la madre si el niño no tiene problemas, cuidando que se mantenga un buen control de la temperatura. Esto permite mantener y fortalecer el vínculo madre-hijo en un período especialmente sensible e importante y el inicio precoz de la lactancia. En el diseño y organización de toda maternidad se debe considerar que se cuenten con las facilidades para que el cuidado de transición se efectúe junto a la madre.

Emisión de orina y expulsión de meconio: Todos lo hacen en las primeras 24 a 48 horas de vida, algunos lo hacen en la sala de partos. En caso contrario se debe pensar en una alteración urinaria o intestinal.

3. Atención del RN en puerperio:

Pasado el período inmediato de transición el RN permanece junto a su madre en puerperio. Este período tiene una gran importancia desde el punto de vista educativo y preventivo. La madre se encuentra en una condición única para interesarse y captar conocimientos y contenidos educativos que le facilitarán el cuidado posterior de su hijo. El Pediatra aprovecha para revisar con calma al recién nacido para cerciorarse que no hay ningúna otra alteración de aparición reciente, verifica si succiona adecuadamente, si se termina la dosis de leche, si come cada 3 horas, si evacua y micciona con regularidad,  examina la piel buscando el tinte icterico o amarillo y si es leve o intenso, si hay erupción como manchas rojas en forma de pápulas en los primeros días conocido como “eritema tóxico” mismo que  desaparece solo, se revisan reflejos para ver la integridad neurológica.  Por último se dan especificaciones a la madre al momento del alta del recién nacido tales como alimentación, cuidados del ombligo, vacunas como BCG y Hepatitis B pediátrica y Tamíz Neonatal Metabólico a las 48 horas de vida (investiga hipotiroidismo congénito y Fenilcetoniuria y otras alteraciones metabólicas). Es como darle a los padres primerizos o no una guía o instructivo del manejo y cuidado de su bebe.