Imágen de Neumonia derecha Neumonía en niños

La neumonía es un padecimiento infeccioso de los pulmones que afecta frecuentemente a los niños desde recién nacido hasta la adolescencia pero tambien afecta a los adultos. La neumonía en muy frecuente en zonas frías aunque también se da en zonas cálidas. Los niños están más predispuestos a padecer de las vías respiratorias por la inmadurez inmunológica que presentan todos los menores de 5 años, y entre más pequeño el bebé más riesgo de padecer la enfermedad. La lactancia materna disminuye el riesgo de neumonía cuando se comparan los niños que son alimentados con biberón. Los síntomas de una neumonía son variables dependiendo de la edad del bebé pero encontramos fiebre, malestar general, decaimiento, rechazo al alimento, y si observa la respiración del lactante o niño encontramos dificultad para respirar, respiración rápida hasta más de 60 respiraciones por minuto, aleteo nasal, retracciones costales, el torax se mueve menos de un lado cuando es unilateral, si auscultamos el tórax hay disminución de los ruidos respiratorios, aumenta la vibración vocal, escuchamos estertores en los pulmones.  El niño se queja y se ve mal, cuando es mayorcito puede expectorar con huellas de sangre. Las causas son muchas y los microbios involucrados varian.  Dependiendo de la severidad será el manejo, si el cuadro clínico es florido puede requerir de hospitalizarse, oxigeno, antibioticos apropiados, nebulizaciones para movilizar las secreciones bronquiales, cuidados respiratorios. Algunos pueden manejarse en forma ambulatoria, pero otros más graves o complicados con derrame pleural o abscesos pulmonares o pleuritis, requeriran varias semanas dentro del hospital, incluso algunos necesitan de cirugía para remover el pus y natas de fibrina que llega a acumularse dentro del pulmón afectado. En todos los casos siempre nos apoyamos en los estudios de laboratario y radiografías del tórax para evaluar la extensión y gravedad de la infección de los pulmones. Un paciente diagnosticado en forma temprana y que recibe el tratamiento oportuno tiene una evolución favorable, lo contrario hace que los pacientes se   compliquen y requieran más tiempo hospitalario. Lo principal es acudir al médico en cuanto note que su hijo(a) tenga fiebre, tos con flemas y respire muy rápido, usted ve que tiene dificultad para respirar, que no quiere comer y se queja constantemente y sobre todo si lo nota cianótico.