Intolerancia a Lactosa

La intolerancia a la lactosa es una enfermedad debida a la falta de la enzima lactasa necesaria para desdoblar (digerir) un componente (carbohidrato) de la leche llamada lactosa. La lactosa es un azúcar (un disacárido) que debe ser desdoblado en dos moléculas (glucosa + galactosa) por medio de una enzima, la lactasa, que está en las células del intestino.

Esta enzima se encuentra en las vellosidades del intestino delgado de manera que cuando la leche es ingerida y llega al intestino delgado, y se carece de la enzima, la leche no se puede desdoblar y absorver en forma normal y cuando la leche llega al colon ahí las bacterias fraccionan la  lactosa en gas y ácido, CO2 y metano  y comienza a dar molestias.  Las manifestaciones clínicas en el recién nacido aparecen desde el primer momento de pegarselo al pecho o de darle el biberón. Al pegarles el pecho los bebes  se prenden bien, succionan bien, pero inmediatamente  sueltan el pecho y lloran. Aparecen síntomas desde llantos de día, llantos de noche, náusea, vómitos, cólicos,  exceso de gases, ruidos intestinales excesivos, distensión abdominal, flatulencia, evacuaciones líquidas, explosivas, y dado que son ácidas irritan la zona perianal hasta poner la zona anal muy enrojecida como chimpancé. Otras veces sus evacuaciones llegan a cambiar como si tratara de una gastroenteritis es decir son verdes con moco y son permanentes, una vez que se cambia a una leche sín  lactosa entonces remiten los síntomas y las evacuaciones vuelven a lo normal. Existen otras formas de pérdida de la enzima como en los casos de una gastroenteritis viral pero es transitoria es decir una vez que termina la la diarrea se restablece, también se pierde con la edad, algunos niños la pierden paulatinamente desde los 5 años. Lo más frecuente es cuando se alcanza la etapa adulta y muy frecuente después de los 40 años.

Los exámenes para diagnosticar la intolerancia a la lactosa abarcan:

  • Enteroscopia: biopsia de intestino delgado                                                                         
  • Prueba de aliento para lactosa-hidrógeno
  • Prueba de tolerancia a la lactosa.                             
  • pH de las heces.
  • Cuantificación de substancias reductoras (azúcares reductores) en las heces; En una evacuación recién emitida.

Una vez que se tiene la parte líquida deberá ponerse en un tubo de ensaye una parte de evacuación líquida con dos partes de agua simple, se agita y de esa mezcla deberán tomarse 15 gotas y ponerlas en otro tubo de ensayo limpio, a continuación se agrega la pastilla de clinitest, se espera a que termine la ebullición y se compara el color resultante de la reacción con los colores que tiene el instructivo; de esta manera podremos saber la positividad o no de las sustancias reductoras (azúcares reductores).

La presencia de trazas y hasta de + (0.5%) serán consideradas como normales. Sobretodo si el niño está tomando seno materno.

 ++ (1%), +++ (1.5%) o ++++(2%) serán todos los casos considerados como patológicos

TRATAMIENTO:

Administrar leche sín lactosa o leche deslactosada. Disminuir o evitar los productos lácteos normales y consumir los que no contienen lactosa.

Comments are closed.