ANATOMIA:

Desde el punto de vista anatómico, es importante recordar que existen en el esófago tres estrechamientos principales:

  1. A nivel cricoideo o estrechamiento cricoideo.
  2. Inmediatamente después del cruzamiento del esófago con la aórta o estrechamiento aórtico.
  3. A su paso por el diafragma o estrechamiento diafragmático.

A nivel del estómago está el píloro y más abajo está la válvula ileocecal.

Entre los objetos que los niños pueden tragarse están: monedas, botones, discos, anillos, arandelas, clavos, tachuelas, anzuelos, alambres, agujas, alfileres, ganchos abiertos o cerrados, huesos, vidrios jugetes pequeños, medallas, cabeza de válvula de inflar balones, piezas dentales, cabellos (tricobezoar).

DIAGNOSTICO:

Se hace mediante el estudio radiológico y si es negativo, la endoscopía basada en hallazgos clínicos puede ser necesaria para encontrar o investigar cuerpos extraños radioopacos.

Niños con síntomas no explicados como ahogo,  gorgoteo al tragar, tos, sibilancias, saliveo, hipo, aunque después se vuelvan asintomáticos requieren estudios radiológicos para investigar cuerpos extraños y prevenir complicaciones. Las radiografías de cuello incluyen desde el techo de la cavidad nasal hasta la parte baja del cuello, las de abdómen hasta el ano. Proyección anteroposterior y lateral. Se requiere de fluoroscopía cuando se sospecha de cuerpos extraños radiotransparentes. La densidad de los objetos es otro factor en la visualización correcta por ejemplo plástico o vidrio. La naturaleza química del cuerpo extraño ingerido también es importante las pilas de reloj pueden causar perforación gástrica o intestinal, crayones anaranjados o amarillos pueden contener paranitrato de anilina y producir metahemoglobinemia seguida de cianosis, coma y muerte. Si el compuesto contiene plomo y permanece en el estómago varias semanas puede causar intoxicación por plomo.

TRATAMIENTO:

La conducta a seguir en urgencias:

1) Localización del cuerpo extraño, 2) Tipo de cuerpo extraño, 3) Sintomatología, 4) Tiempo de Evolución.

Un cuerpo extraño localizado en faringe y cricolaringe realizar laringoscopía directa.

La esofagoscopía practicada por un médico experimentado significa un exámen indoloro, e inócuo  que permite la visualización de la lúz del esófago en toda su extensión y elimina cualquier duda. Los cuerpos extraños localizados en el esófago son una emergencia y requieren hospitalización y esofagoscopía. Especialmente ganchos abiertos, mientras que objetos redondos y lisos pueden empujarse hacia el estómago si se falla para ser extraidos. La cirugía no está indicada cuando los cuerpos extraños no se acompañan de síntomas y continúan su movimiento a través del tracto gastrointestinal y han avanzado más allá del píloro y de la válvula ileocecal. Caffey recomienda que todos los cuerpos extraños en el intestino séan visualizados diariamente y si permanecen más de 5 días en el mismo sitio deben removerse por laparotomía. Un tricobezoar se resuelve por gastrotomía y extracción (pacientes psiquiátricos).  A pesar de que la mayor parte de los cuerpos extraños que pasan el píloro pueden pasar sin dificultad, algunos objetos mayores de 5 centímetros y en niños menores de 2 años pueden atorarse en algún sitio sobre todo lápices, clavos, agujas, ganchos. Pilas y objetos punzocortantes requieren de extracción endoscópica urgente. Cuerpo extraño en colon y recto: si es romo se observa, si es grande y filoso se extrae mediante un anoscópio, espéculo o rectosigmoidoscopía. Se aconseja un estudio radiológico final.

CONCLUSION:

Aún cuando todo cuerpo extraño es potencialmente peligroso, la mayoría de ellos avanza por el tubo digestivo sin problemas, siendo un número reducido de ellos los que requieren una conducta terapéutica activa.

BIBLIOGRAFIA:

1.- Alliende GF, Arancibia S ME. Ingestión de Cuerpos extraños. Rev Chil Pediatr 1999; 70(4).