Cólico del lactante, bebé llorandoEl cólico del lactante se presenta en el 15% a 40% de los lactantes y se   manifiesta entre la 3a. y 6a. semana de vida del lactante, y desaparece a la edad de 3 meses. Se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. También se le conoce como cólico de los primeros tres meses, cólico vespertino o del anochecer, alboroto paroxistico del lactante o “colico de gases”. También se le llama llanto excesivo primario sin tomar en cuenta el dolor intestinal ya que no se puede demostrar que exista dolor en el aparato digestivo. Se define como un llanto intenso y excesivo durante 3 horas al día, tres dias a la semana, durante al menos 3 semanas en un bebe sano y bien alimentado. Aunque también se conoce como el llanto excesivo en un lactante sano que comienza poco después de ser alimentado. La incidencia máxima se encuentra hacia las 6 semanas de vida, más frecuente en el primer hijo y en hijo de fumadores. No hay diferencia en cuanto al sexo del bebe, nivel socioeconómico o tipo de alimentación ( lactancia materna o  artificial ). En los primogénitos existe más inexperiencia de lo los padres y tienen una respuesta más exagerada ante los cambios del bebe y sobre todo incertidumbre y mayor ansiedad. Existe una predisposición temperamental del bebe de acuerdo a su sensibilidad al dolor. Dentro de los problemas digestivos existen contracciones espasmódicas del músculo liso del intestino favorecido por inmadurez del aparado digestivo del lactante. También podría influir la dificultad para expulsar los gases o la alteración de la flora intestinal. Dentro de los fatores dietéticos se ha mencionado la alérgia a las proteinas de la leche de vaca por ello en algunos niños mejora al administrar una leche especial o retirar los lácteos de la dieta, también se menciona a la Intolerancia a la lactosa pero no hay modificación cuando se usa una leche deslactosada. Los síntomas son crisis de llanto abrupto, intenso de minutos a horas al final del día. Toman una posición  caracteristica flexionando los muslos sobre el abdómen apretando los puños con la cara enrojecida y el abdómen distendido. El diagnóstico no es difícil, porque los familiares saben que se trata de un cólico del lactante, acuden al médico para encontrar pautas de tratamiento que ayude a mejorar al lactante y para calmar su ansiedad que es mucha. Lo más importante es darle confianza a los padres, explorar bien al bebe y descartar otro tipo de patología y aseverarles que efectivamente se trata de un cólico del lactante y establecer medidas como ayudarle a expulsar los gases a su bebe mediante la estimulación rectal en forma suave con un termómetro introduciendo un centímetro con un poco de lubricación de la punta y estimularlo en forma circular durante unos pocos minutos con el lactante recostado y las piernas levantadas. Con ésto el lactante logra evacuar y expulsar sus gases y mejora en forma inmediata de ese intenso malestar que lo aqueja. Una vez resuelto la urgencia del cólico que causa dolor en el bebe y angustia en los padres se procede a orientarles sobre hacer eructar bien al bebe, deben aprender a realizar la estimulación rectal en casa y se le puede preescribir algún medicamento para dolor del musculo liso como la butilhioscina y tambien dimeticona en gotas aunque ésta última en los bebes no funciona muy bien. Otro paso es cambiar la leche con una fórmula hidrolizada y darsela hasta que alcance los 3 o 4 meses como máximo y posteriormente regresar a la leche inicial en el caso de que se haya usado una leche en polvo, en el caso de alimentar el bebe al seno, debe continuar con el seno materno dado que los cólicos del lactante no contraindican el seno materno. Después de los 3 meses las causas del cólico del lactante son ocasionadas por otra patología que debe investigarse con la exploración del lactante.

La teoria gastrointestinal en lactantes menores de 4 meses en donde el síntoma más frecuente es el cólico, el cual se asocia a gases y llanto dice que en los primeros meses el aparato digestivo aún se encuentra en fase de maduración esto implica una digestión limitada principalmente de la lactosa y la proteina entera, la cual puede originar que estos nutrientes sean fermentados en el colon, provocando llanto por la generación de gases. Solamente un 5% de los casos tendrá una alergia a la proteina de la leche de vaca (APLV).

El Recién nacido tiene una actividad de la lactasa del 70% y alcanza su máximo entre los 3 y 6 meses de edad. La leche humana además de aportar la lactosa aporta también lactasa lo que explica que los lactantes que toman leche humana no presentan malaabsorción de este disacárido.

Si tomamos en cuenta que una fórmula de inicio tiene 100% de lactosa, no tiene lactasa y que la actividad de la lactasa intestinal de los lactantes en los primeros meses de vida aún no está al 100% se explicaría la mala digestión parcial y transitoria a la lactosa, dando orígen a la fermentación bacteriana con su consecuente producción de gas. Las manifestaciones gastrointestinales leves más frecuentes son: el llanto (cólico), la distensión abdominal, el meteorismo y la flatulencia. La intensidad del cuadro clínico dependerá de la cantidad de lactosa residual  que llegue al colon. La mala digestión de la proteina se puede presentar también en los lactantes menores debido a que presentan inmaduréz transitoria para digerir estos nutrientes. La actividad de la pepsina a los 7 meses es del 50% y a los 2 años es del 100%. La enterocinasa en el recién nacido tiene una actividad del 25% y logra el 100% a los 4 años; estas enzimas activan otras como el pepsinógeno en pepsina y el tripsinógeno en tripsina, indispensables para la digestión de proteinas. La leche humana  además de aportar proteinas, aporta también proteasas, lo que explica que los lactantes que toman leche humana no presenten malaabsorción de proteinas. Una fórmula de inicio tiene la proteina sin digerir (péptidos grandes) no tiene proteasas y la actividad de las enterocinas y la pepsina en los primeros meses de vida aún no es del 100%  así se explicaría la mala digestión parcial y transitoria de las proteinas, lo cual da origen a la fermentación bacteriana de estos nutrientes, con su consecuente producción de gases y cólicos. Se recomienda utilizar una fórmula parcialmente hidrolizada reducida en lactosa. En el caso de que la sintomatología de la  mala digestión de lactosa sea mayor como el caso de un cuadro clásico de intolerancia a la lactosa (diarrea explosiva con eritema perianal) utilizar una fórmula libre de lactosa. En el caso de un paciente sano con mala digestión transitoria por inmaduréz digestiva lo mejor será la leche humana.